Periodismo narrativo

Entradas etiquetadas como “discriminación

Nadie dijo que el futuro fuese hoy

De Nicaragua a Costa Rica no sólo viajan migrantes en busca de un salario mejor u otras condiciones de vida. También hay quienes escapan por su opción sexual. Esa es la historia de Itzmin: Quiso ser enfermero, pero acabó sembrando palma por dos dólares diarios ¿Su delito? Le gustan los hombres.

——————————————————————————————————————————————————————————————————————

Conocí a Itzmin en el pequeño embarcadero de San Carlos, Nicaragua, donde comienza el Río San Juan, frontera natural con Costa Rica. Era un muchacho de unos 22 años, baja estatura y muy delgado. Al contrario que la mayoría de nicaragüenses, mantenía una larga cabellera negra deslizada sobre sus estrechos hombros. El aspecto de su pelo revelaba dónde había pasado los últimos días: el trabajo diario en el campo es exigente.

El chaval tenía un cierto aspecto rockero… cualquiera diría que acababa de salir de un concierto de heavy metal. Por cierto, la música que le gusta. Le había visto antes en la Casa del Migrante que Cáritas montó en la localidad, paso obligado para tantas almas que cruzarán la frontera ilegalmente en busca de un futuro mejor. Todo su equipaje era una pequeña mochila y unas grandes botas de plástico, indumentaria necesaria para cruzar con éxito los grandes lodazales que le llevarían a Costa Rica.

Le había oído pedir a la asistente del refugio que le llenase la botella de agua. Le dijo que esa misma noche intentaría cruzar, junto a otros compañeros, la frontera hacia el país vecino. La vez anterior le pillaron una vez cruzó los límites. Su error fue caminar por una carretera secundaria. Esta vez había decidido evitar todos los caminos. Tras llenar el recipiente de plástico, dio media vuelta y se fue. Me quedé con ganas de saber más de él, así que me dirigí también al puerto.

Allí lo encontré, junto a dos amigos, sentado en uno de los pequeños banquitos dispuestos ante la puerta del embarcadero. La pequeña habitación estaba dispuesta de tal manera que era difícil que entrase algo de aire. Aun así hacía más fresco que en el exterior, donde el sol quemaba el suelo en el mayo nicaragüense, uno de los meses más calurosos del trópico en esa latitud. En uno de los extremos trabajaban los expendedores de boletos y en el otro había un pequeño mostrador de cemento donde una señora vendía toda suerte de chucherías. En el centro, los asientos donde estaba Itzmin. No sé porqué, pero me dio la sensación de que ese muchacho necesitaba hablar con alguien. Parecía estar pidiendo a gritos que le escuchasen, aunque no fuese perceptible a simple vista.

Me senté a su lado, pero no dije una sola palabra. No me equivocaba. Fue él quien empezó la conversación:

– ¿De dónde sos?- me dijo.

Salta a la vista que no soy nicaragüense.

– Soy español, ¿y tú?- le respondí. En San Carlos, paso fronterizo, es prudente preguntar de dónde es cada quién antes de darlo por sentado.

– Soy nica, de Siuna- me contestó.

Estuvimos conversando sobre música, sobre Nicaragua y sobre el río. Tenía ganas de hablar. No dejó de hacerlo durante varios minutos. Fue al cabo de un rato cuando se decidió a contarme sus planes:

– Quiero cruzar el Río para trabajar en Costa Rica. Allí pagan mucho más que aquí. Esta semana nos han pagado 60 córdobas (2 euros) al día por trabajar en los campos de palma africana- me dijo.

– ¡Qué hijos de puta!- fue mi reacción.

Uno percibe cuando está hablando con una persona del campo nicaragüense, generalmente de escasos estudios, y cuando no. En el caso de Itzmin saltaba a la vista que su educación era algo más elevada que la básica.

– ¿Por qué estás trabajando en el campo?- pregunté inocentemente.

– Una buena pregunta- contestó- Yo estaba estudiando quinto curso de enfermería en una universidad, pero el dinero se acabó en casa y tuve que ponerme a trabajar. Me quedan sólo 6 meses para terminar, pero los cursos cuestan 50 dólares al mes y no los puedo pagar. Por eso quiero trabajar en el campo, para sacar lo suficiente y terminar los estudios.

Puede parecer estúpido, pero una universidad privada en Nicaragua, las que más abundan, es cara. Tanto o más que una pública en España. Itzmin no podía pagarse los 50 dólares al mes que costaba la suya. Una más de las contradicciones en un país donde son el pan de cada día. Sin embargo, todavía no me había dicho toda la verdad. Ya había insinuado algo antes, sobre su opción sexual, pero no fue hasta que habló de su inacabada carrera de enfermería cuando reveló la verdadera causa de todos sus problemas:

– En realidad, lo que pasa es que mi familia no aprueba mi opción sexual, porque a mí me gustan los hombres. Es por eso que dejaron de pagarme la carrera. En Costa Rica hay mucha más tolerancia, pero aquí en Nicaragua los homosexuales lo tenemos difícil. La mayoría de familias son “homofóbicas”- me confió un todavía animado Itzmin.

– Sin embargo, yo voy a demostrar que la opción sexual no significa nada- exclamó, con cuidado de que no le oyesen sus compañeros, entre los que se encontraba un familiar -la mayoría de mi familia no sabe nada todavía-

El caso de itzmin no es aislado. Cada año, cientos de nicaragüenses abandonan el país con motivo de su opción sexual, hacia lugares más tolerantes, como España o Costa Rica. Algunos, como él, porque la homosexualidad les cerró las puertas de su familia. Otros porque se cansaron de luchar en un país donde el “macho” sigue siendo la clase dominante y los “cochones” son muchas veces objeto de burlas y discriminaciones.

La llamada ‘migración rosa’ es un fenómeno que separa temporada tras temporada a miles de centroamericanos de su tierra y amigos. Estas personas anónimas sufren un destierro doloroso, forzado por aquellos que no se respetan ni a ellos mismos. Una tendencia que no tiene pinta de acabar pronto en un país donde aquellos que defienden los derechos de los homosexuales reman muchas veces contra corriente. La nicaragüense es una sociedad rural y conservadora donde la doctrina de la Iglesia está, para la gran mayoría, escrita en piedra. La tragedia de Itzmin se resume en una frase que el colectivo Movimiento Feminista de Nicaragua ha colgado, en forma de publicidad, de las farolas de Managua: “Mi amor no daña, tu rechazo sí”, rezan una decena de carteles repartidos por toda la ciudad.

Itzmin se marchó en uno de los pequeños barcos que recorren la ruta entre San Carlos y El Castillo. Desde allí le esperaba un largo viaje hasta el otro lado de la frontera. Hacia sus sueños. El futuro, uno en que no fuese discriminado por su opción sexual, no era hoy para él.

(Fotografía: Héctor Estepa)