Periodismo narrativo

Entradas etiquetadas como “corralito

Recuerda, la esperanza es algo bueno

2013-03-30 07.28.40Saqué esta foto en Nicosia el pasado 30 de marzo. Chipre acababa de pasar las dos semanas más difíciles de su historia reciente. Miles de personas habían perdido la mayor parte de sus ahorros en los días anteriores. El primer ‘corralito’ de la historia del Euro se los había llevado por delante.

Era una mañana de sábado, fresca y soleada. Muy pronto, a las nueve de la mañana. No se escuchaba ruido alguno en la calle, salvo el de las fichas del juego de mesa de estos dos taxistas. Como si nada importase, como seguramente habrían hecho decenas de mañanas durante los últimos años, los dos conductores se habían sentado en frente de la plaza central de la ciudad para echar una partida mientras esperaban clientes.

“Eleftherias”, se llama el lugar; “libertad”, se traduce al español. Me quede mirándolos durante varios minutos. Después de todo lo que había pasado, ellos dos seguían allí, jugando a su juego. Con menos clientes, seguro, pero jugando a su juego. Todo continúa, parecían decir. Incluso en las peores.

Chipre demostró durante la crisis lo que es el coraje. Muchos critican a los isleños por no haber protestado lo suficiente contra la decisión firmada por su gobierno y la Troika para recortar sus depósitos bancarios. Ellos, sin embargo, van ya un paso por delante, pensando en cómo reconstruir el país.

Fue un señor, su nombre no importa, quien me dijo delante de un banco una frase que resume el sentimiento chipriota tras la explosión de su crisis: “Cuando era niño salí corriendo de mi casa con mis hermanos mientras los turcos nos disparaban. Estaba desnudo. Levantamos el país cuatro años después de aquello. Esto no es nada”. La sinceridad en sus ojos me convenció de que la mayoría de chipriotas quieren luchar, pero lo van a hacer a su manera.

El gobierno propuso en un momento dado que los isleños aportasen fondos de manera voluntaria a una bolsa para salvar el país. Todos los que entrevisté esos días estaban dispuestos a contribuir para salvar el país. Me queda la duda de si eso ocurriría en otros lugares de Europa.

En todo ello pensaba mientras sonaban las fichas del juego de los taxistas aquella tranquila mañana de marzo. La tranquilidad de la escena, después de jornadas de carreras en las calles, supuso poner de alguna forma un punto y seguido en la crisis del país. Mientras finalizo estas líneas, ya en Atenas y unas semanas después, mi televisión proyecta la célebre ‘Cadena Perpetua’. Al final de la película, Red encuentra una carta de Andy con una frase inscrita en ella: “recuerda Red, la esperanza es algo bueno”, lee el protagonista interpretado por Morgan Freeman en la misiva. Quizá aquellos taxistas piensen lo mismo.